Depiertame… cuando pase el temblor

Los fenomenos de la naturaleza, sean pequeños o no, permiten la preparacion ante lo inevitable.

Nubes densas y oscuras predisponen a mucha lluvia, un viento, rayos, hacen que uno sea previsor sobre lo que puede pasar y nos lleva a tomar medidas para evitar consecuencias desagradables.

Sin embargo un temblor rompe con ese esquema. Nos conecta con una realidad, y nos da una idea de finitud en referencia a lo inmenso de este mundo que consideramos conocido y nuestro, pero que en esas circunstancias es totalmente ajeno y salvaje.

El sabado nos desayunamos con un temblor en Chile y mientras las noticias se sucedian, cada uno realizaba sus tareas habituales.

Y no fue hasta el mediodia que el temblor se hizo sentir en Salta, que tomamos conciencia de que lo lejano tambien puede suceder en cualquier momento aqui.

El instinto de atavismo hizo que se buscara una puerta, una salida hacia un patio, una calle, alejarse de las contrucciones para descubrir que tambien el patio y la calle se movian como una hoja de papel  presa de la voluntad de un niño caprichoso.

Diez segundos, quince segundos o un minuto. No importa el tiempo. Un temblor para el que lo sufre, es eterno.

Despues vino la preocupacion por los seres queridos, los familiares y amigos, exteriorizar la angustia por lo que paso y la impotencia de que no haya comunicacion.

Vinieron las radios y los noticieros con la informacion, buscando a veces con cierto morbo la cantidad de casas caidas, o cifras de muertos y heridos. Y ante la falta de espectacularidad los animos se calmaron.

Por esas cosas de la vida para muchos fue solo un susto, y el tema dejo de ser noticia nacional.

Despues fue el comentario en el trabajo, en la escuela, con los amigos. Cada uno conto donde estaba, lo que sintio, como lo vivio, los chistes, las bromas, el festejo por seguir vivo, la alegria y tranquilidad de ver bien a los seres queridos.

Todo forma parte de un collage que no sera noticia pero que indudablemente cambio la percepcion sobre nuestras vidas.

Sin embargo son de esas experiencias que mas de uno se preguntara: si podria elegir vivirla o no, que haria?.

Anuncios
Explore posts in the same categories: personal

2 comentarios en “Depiertame… cuando pase el temblor”

  1. kummar Says:

    Cuando sucedió lo del temblor (el más fuerte que yo haya experimentado en este vida)… me dí cuenta de la precaria solidez de las cosas que, a fuerza de costumbre, siempre tuvimos a mano. Al instante las comunicaciones cayeron, no habia internet ni celulares ni telefonía fija… la incertidumbre se apoderó de todos y cada uno que si habría sido mas fuerte y de noche como sucedío en Chile habría desembocado en caos y pánico. Vivimos un poquito de lo que vivieron otros…. Las consecuentes y sucesivas replicas siguió llamando a la reflexión. El temblor mas que nada fué UN sacudón de la Pachamama, un recuerdo de que la vida es nada y que sólo estamos de paso en esta tierra. No somos inmortales ni mucho menos invulnerables pero vivimos imbuidos en un extraño positivismo que nos impele a actuar como si lo fuéramos… desatendiendo y malogrando el ambiente donde tenemos esta vida prestada y olvidando que al final de nuestros días, ineludiblemente debemos devolver.

  2. argonauta08 Says:

    Lo efimero se hace evidente en un instante


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: